La Prisa es mala consejera, especialmente cuando no vas bien

Cómo suele decirse: la prisa es una mala consejera, para los negocios. Más aun, cuando un negocio o proyecto no van bien

Como es el caso de Nokia, la extraordinaria compañía finlandesa, intentando recuperar la delantera en los teléfonos móviles que le había arrebatado el iPhone de Apple. 

¿Cómo fue posible la debacle de un gigante como Nokia, que tenía los mejores ingenieros del mundo? 

Quiso lanzar al mercado un modelo superior al de su competidor. Pero su impaciencia le arrastró al desastre. La dirección tenía urgencia por presentar nuevos productos, y eso le llevó a precipitarse y a dar por buenos algunos modelos que no estaban realmente acabados ni probados.

De nuevo la presión por acelerar el proceso. La presión de la dirección quebró la confianza interna de los profesionales. 

Los empleados empezaron a fingir que poseían capacidades de las que carecían, aceptando plazos imposibles

Si manifestabas opiniones negativas se te ponía bajo sospecha, podían despedirte. Se reclutaba gente que no tenía experiencia, pero que eran entusiastas y favorables al ritmo impuesto por la dirección.

Aquí proponemos emprender la ruta contraria. La ruta del Slow MANAGEMENT, que nos tiene que llevar a 

  • Disfrutar en el trabajo, en lugar de sufrir
  • Conectar con las personas con las que trabajamos y
  • Tomar decisiones más acertadas para el bien de los negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *