COMPARTE TU EXPERIENCIA

2 comentarios en “Comparte Experiencia”

  1. Cuando sería mejor que el jefe no opinara. Soy un joven profesional sanitario, recién titulado, que estoy ayudando a los cribajes masivos en el área metropolitana de Barcelona. Un trabajo estresante, rápido, intenso. Procuro hacer mi trabajo con la máxima competencia, delicadeza al meter el palito en la nariz y algo de simpatía e interés por las personas. No sólo para los pacientes sino también por los sanitarios colegas míos. Pues bien resulta que uno de mis jefes ha dado un informe negativo de mí, descartándome para futuras contrataciones: «el paciente no es su prioridad». ¿De dónde se ha sacado esta conclusión?

  2. Tengo mis dudas sobre si es bueno que los empleados tengan siempre una sonrisa en la cara. Me explico. A pesar de estar en tiempo de pandemia y recursos escasísimos, me animé a contratar por unas horas una persona que viniera a ayudar en casa, en tareas como la limpieza. Amabilidad y buen rollo desde el minuto cero, que por supuesto que encantada de hacer esto o aquello. Qué ella sabe, que ningún problema, que «usted descanse». He encontrado un diamante. Lástima que -pequeño detalle- haya acabado limpiando lo que no tenía que limpiar, desordenando lo que no tenía que tocar y dejando sucio lo que tenía que limpiar. Pero reconozco que son minucias… creo que la voy a volver a contratar… ¿Es tan importante que el empleado sonría en todo momento?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *